Plaza de España, 1

  926 241 111

  8:00 a 14:00 horas. Lunes a viernes

Juventud

Información Padres-Madres

Bibliografía y Páginas de Interés

 

 

 

Factores de riesto y protección
Acción Familiar
Adolescentes About.com
Fundación de ayuda a la drogadicción

 

 

Escuela de Padres y Madres.

 

 

Si no sabes dónde acudir ante un problema de consumo problemático de drogas. Si necesitas información sobre el consumo de drogas y sus riesgos

¿Quién puede orientarme o valorar mi situación relacionada con este tipo de problemas?

¿Qué tipo de recursos existen?

Dudas sobre el comportamiento de los adolescentes:

  • ¿Estará consumiendo drogas?...

  • He encontrado una sustancia en su bolsillo....

  • Llega “en mal estado” los fines de semana...

  • ¿Cómo le hablo de drogas?.

  • No cumple horarios, ni habla nada en casa...  

Desde la prevención... No podemos, únicamente, informar de los riesgos del consumo; tenemos que crear las bases de una actuación consciente y voluntaria del adolescente.

¿Cómo se puede lograr?

Decálogo de buenas prácticas

  • Establecer normas adecuadas que regulen la vida familiar con coherencia, realismo, claridad, razonando, con firmeza, con cariño.
  • Comunicarse con los hijos, escuchando y conociendo las opiniones de los hijos aunque no se compartan, no juzgando, ni criticando sino razonando con ellos, mostrando varios puntos de vista.
  • Mantener una relación afectiva con los hijos, manifestando nuestras emociones e interesándonos por las suyas ayudándoles a identificarlas, expresando nuestro afecto con un beso, una caricia...aunque a veces nos llamen “pesados”.
  • Ayudarles a desarrollar habilidades personales y sociales, manejando el estrés, resistiendo la frustración, favoreciendo su autonomía, desarrollando espíritu crítico, enseñándoles a tomar decisiones, fomentar en ellos la capacidad de autoafirmarse en la expresión de sus opiniones.
  • Estimular su autoestima y autoconfianza, evitando juzgar a nuestros hijos: ”Eres un inútil”, evitando compararles: “Tu hermano sí que es listo”, evitando ridiculizar, insultar, amenazar y los elogios en exceso y sin motivo, valorando los progresos que realicen.
  • Potenciando valores sociales positivos, resaltando la importancia de: respetar la libertad de los demás, ser solidario, superarse a uno mismo, asumir responsabilidades,...
  • Convertirse en un modelo de salud para los hijos, destacando la importancia de la salud y favoreciendo estilos de vida saludables: alimentarse bien, hacer deporte, la higiene personal, actuando de manera que nuestros hijos puedan imitarnos. Nuestra manera de ser y actuar es un modelo de aprendizaje para nuestros hijos.

Ante un consumo:

  • Informar y sensibilizar a sus hijos sobre las drogas, no eludiendo el tema, ni alarmándose, dando una información objetiva y cierta, informándose previamente sobre las sustancias, sobre lo que está tomando, las dosis y la frecuencia, el grado de conciencia que tiene sobre los riesgos, la función que está cumpliendo para él o para ella la droga o las drogas que está utilizando.

La drogodependencia es un proceso lento que transcurre por etapas sucesivas y que no supone necesariamente una escalada forzosa, sino que puede detenerse incluso espontáneamente. Es fundamental conocer en qué momento del proceso se encuentra nuestro hijo/a, puesto que puede que haya realizado una primera experimentación o esté consumiendo esporádicamente o, por el contrario, realice un consumo más regular y habitual. En cualquiera de los casos, antes de actuar es necesario recabar toda la información posible sobre la situación.

  • No recurras a las amenazas, aunque parezcan una solución a corto plazo, en la práctica no dan los resultados esperados. Actúa con calma y asegúrate de que asume la responsabilidad de sus actos y las consecuencias que de los mismos puedan derivarse, dejándoles claro qué conductas consideras aceptables y qué otras no estás dispuesto a tolerar, que estás ahí para ayudarle a superar cualquier dificultad que se le presente.
  • Valora la situación y si no puedes manejarla y necesitas asesoramiento:

Pide ayuda:

Nos puedes encontrar en el Centro Joven de Miguelturra en la calle Miguel Astilleros nº 8 y si quieres llamarnos el teléfono es el 926160628 Ext.3. Horario de atención de 09:00 a 14:30 h

Algunos falsos mitos a tener en cuenta:

  • La marihuana no es dañina porque es “todo natural” y viene de una planta.

No es natural ya que actualmente existen plantas que han sido manipuladas genéticamente para aumentar la concentración de THC en la planta provocando brotes psicóticos en personas especialmente vulnerables. A esto hay que añadir los componentes tóxicos presentes en las preparaciones de cánnabis como son las toxinas bacterianas producidas debido a la falta de higiene en su manipulación, contaminadas con bacterias (salmonella) u hongos (aspergillus).

  • Es mejor fumar marihuana que tabaco, es menos perjudicial.

En la combustión se producen nuevos compuestos químicos a partir de los procedentes de la planta que también podrían influir en los efectos de los cannabinoides en el organismo. El humo de un cigarrillo de marihuana posee cantidades superiores de benzopireno y benzantranceno (sustancias cancerígenas) que el humo del tabaco.

  • El alcohol proporciona calor y aumenta la resistencia al frío

El alcohol nos hace perder calor a nivel interno y corremos el riesgo de padecer una hipotermia.

  • Tomar café baja la borrachera”:

El alcohol ingerido requiere de un tiempo para ser metabolizado por el hígado en un 90% aproximadamente. El café mantiene a la persona despierta, pero igualmente intoxicada; la diferencia es que el borracho estará despierto

  • “El aire contaminado de la ciudad es más peligroso que fumar”.

La concentración de algunos elementos tóxicos de la polución de la ciudad es 400 veces inferior a la concentración que se desprende del humo del tabaco.

  • Un cigarrito después de comer ayuda a hacer la digestión”

No ayuda lo que hace es estimular al cerebro para aliviar o disimular la modorra propia de una digestión pesada.

  • “La cocaína te activa”.

Esto es parcialmente cierto, ya que el subidón sólo dura entre 30 y 60 minutos, después, llega el bajón acompañado de cansancio e incluso depresión.